martes, 13 de septiembre de 2011

NOTICIAS DE PRENSA / NOTICIES DE PREMSA



Nuestro centro, una vez más, fue noticia por las interminables colas de personas que aguardaban su turno de matrícula para tratar de obtener una plaza para el presente curso.
Reproducimos aquí el artículo publicado en el diario "La Verdad" el día 9 de septiembre de 2011.


El nostre centre, un altra vegada, va ser noticia per les interminables cúes de persones que esperaven el seu torn per tal de obtenir una plaça per al present curs.
Reproduim açí l´article publicat en el diari "La Verdad" el dia 9 de setembre de 2011.

Colas desde las 4 de la madrugada para lograr plaza en una escuela de adultos

El centro Alberto Barrios se colapsa el primer día de matriculación con jóvenes y adultos que quieren volver a las aulas


Noelia y Pablo eran los primeros de la larga cola. Se lo habían currado. A las cuatro de la madrugada y cargados tan solo con dos botellas de agua se 'plantaron' en las puertas del Centro de Educación de Personas Adultas Alberto Barrios de Alicante a esperar a que a las diez de la mañana abrieran las puertas. A esa hora, y después de pasar la mitad de la noche sentados en el suelo de la calle, los ojos se les caían de sueño, pero «el madrugón ha merecido la pena», aseguraban.
El centro inició ayer la matriculación para los alumnos de nueva incorporación y las dificultades de acceso, por el aumento de la demanda debido a la crisis económica, ha obligado a los aspirantes a madrugar más de la cuenta con el objetivo de conseguir plaza.
«Es una locura. Hay más gente que el año pasado. Hemos tenido que abrir el centro a las nueve de la mañana, una hora antes, para que no estuvieran en la calle y que se fueran organizando en colas según las solicitudes; la idea es que entren uno a uno», explicaba el director del centro, Antonio García. Una de las colas estaba destinada a la matriculación del graduado escolar, otra para alfabetización, una tercera para el acceso a la universidad y la cuarta, para la preparación de la prueba al ciclo superior. En ésta última estaban Noelia (25 años) y Pablo (27), dos jóvenes «afortunados» porque tienen trabajo, aunque las condiciones económicas y laborales no sean nada óptimas. «Sabemos que tenemos que prepararnos si queremos tener algo mejor, todavía estamos a tiempo, por eso hemos venido a las cuatro de la mañana; a las cinco y media ya ha empezado a llegar más gente». Noelia quiere estudiar Educación Infantil. Pablo, no lo tiene claro.
Muy cerca de ellos se encontraba Pedro (23 años), sentado en una silla de playa para que la espera fuera más llevadera. Acudió a las seis de la mañana, pero la tarde-noche anterior, al vivir cerca del centro, decidió pasarse varias veces «para ver si ya había gente esperando porque no me fiaba». Tampoco quisieron confiarse un grupo de jóvenes que aguardaban los primeros en la fila destinada a las matriculaciones para las pruebas de acceso a la universidad.
Fran (32 años) ha estudiado electrónica industrial y técnico de enfermería. «Busco trabajo todos los días, te piden experiencia pero no te dan la oportunidad de hacer prácticas. Ahora tengo un trabajo, pero 'en negro'. Por eso quiero hacer otra cosa como Enfermería. Cuando he venido a las seis de la mañana ya había gente esperando y mira la que hay ahora montada y con el calor que empieza a caer».
A las seis y media aterrizó Jorge (28 años), que también quiere ser enfermero, y treinta minutos después, Víctor (24 años), un alicantino que hace una década dejó los estudios y que quiere cursar Trabajo Social. «No quería estudiar porque antes era muy fácil encontrar un trabajo en la construcción. Pagaban muy bien, pero ahora hay que formarse y es una manera de ocupar el tiempo».
El centro Alberto Barrios tiene disponible entre 450-500 plazas que, según su director, en solo dos días estarán cubiertas por lo que tendrán que abrir listas de espera. La avalancha de solicitudes para este curso se ha agravado porque están recibiendo peticiones de alumnos que, en principio, querían entrar en otra escuela, Giner de los Ríos. En este centro han decidido cambiar el sistema de matriculación para evitar las colas del pasado año, realizando un sorteo y asignando a los aspirantes una fecha y hora. Ante la posibilidad de quedarse sin plaza, muchos jóvenes y adultos decidieron ayer asegurarse la entrada en Alberto Barrios. Este era el caso de una joven, que se mostraba indignada porque al tocarle el número 422 tenía fecha para el día 13. «Me quedo fuera seguro; voy a intentar conseguir una plaza aquí, pero me pilla muy lejos de casa».
El sistema de sorteo no se descarta implantar el próximo curso en Alberto Barrios. Todo depende de cómo transcurran estas próximas jornadas de matriculación. «Cuando nos llega gente que ya no tiene plaza empiezan a contarte sus dramas personales y hay llantos porque quieren entrar; se crea un malestar increíble», afirmaba García, quien ayer preveía que cientos de personas pudieran pasarse por el centro, por lo que algunos turnos colgarían rápidamente el cartel de 'al completo'.
Este incremento de solicitudes, que se está registrando en otros centros, demuestra un déficit importante de instalaciones. «El centro ha cumplido sus veinticinco años de funcionamiento y hasta el año pasado no habíamos visto nada igual. Hemos tenido que contar cada mesa y cada silla para saber cuántas plazas podemos ofertar y, aún así, los primeros días habrá gente de pie porque siempre hay alumnos que se lo dejan», reconocía.
A Gema y Rosario no les importaría no tener pupitre con tal de entrar en las pruebas de acceso al grado superior. Llevaban 12 y 16 años, respectivamente, trabajando en una fábrica y hace dos años fueron despedidas por culpa de la crisis. «Piensas que tienes tiempo, pero no es así y ya se nos ha acabado el paro». Ahora quieren estudiar Administración y Finanzas. A un ciclo, en principio, no pretende llegar Antonia (36 años), madre de dos hijos. Su cuñada se encargó de guardarle el turno porque tuvo que llevar a uno de ellos al primer día de colegio. «Llevo varios años queriéndome sacar el graduado escolar, y éste me he decidido; hoy en día sin estudios no eres nadie».

1 comentario:

Anónimo dijo...

"A la dirección del centro"
Que tal buenos días. Estoy muy contento de poder haber conseguido plaza y de intentar alcanzar los objetivos que me planteo éste año.
Como nuevo alumno y habiendo ya asistido a las presentaciones pertinentes del curso; les quiero mostrar mi opinión acerca de las matriculaciones.
He oido ya a los profesores( me referiré a ellos sin manifestar el género cuando me quiera referir en alguien en concreto), que tengamos en cuenta toda la gente que se ha quedado fuera para que nos tomemos en serio el curso y tengamos el menor número de faltas de asisitencia(totalmente de acuerdo), y también han comentado( yo curso acceso a la universidad), que para realizar éste curso hay que tener un cierto nivel(han comparado con segundo de bachiller)ya que mucha gente abandona ya que no se ve con la capacidad suficiente para poder seguir el curso. Lo que sucede es que esa gente va haber pagado un dinero que se podía haber ahorrado si el centro advirtiera antes de la matriculaión, ese cierto nivel que se requiere. Se hubiese evitado la osadía de inscribirse de muchos, y hubieran entrado a estudiar, mucha gente que se quedó fuera, que seguramente si tendrían el nivel suficiente para afrontar el curso.
Con más razón si ustedes ya saben de años atrás, que últimamente la afluencia crece, y se puede hacer una pequeña selección advirtiendo con una simple nota informativa.
Sin más me despido, intentando cada semana mostrar mis acuerdos y desacuerdos.
Saludos.